Además de los servicios en la formación y en la evangelización, los Eudistas, hemos brindado atención y ayuda a víctimas de la marginación, el desempleo, desastres naturales, desplazados por la violencia, inmigrantes, y, en general, a la población vulnerable (mujeres cabeza de familia o en riesgo de prostitución, niños, jóvenes).

Contamos, en algunas partes del mundo, con bancos de ropas para recibir prendas de vestir en buen estado para entregarlas a familias de escasos recursos. De igual manera, hemos puesto en marcha, en algunos lugares, “planes padrinos”, con los cuales ayudamos a financiar la educación de niños pobres; también administramos guarderías, orfanatos, comedores comunitarios, centros de acogida para la niñez desamparada y

Los eudistas acompañan pastoralmente a enfermos en sus hogares, en las clínicas y los hospitales, y promueven este servicio en los laicos, a través de la pastoral parroquial, de acuerdo con los planes de cada diócesis.

Por otra parte, al estilo de nuestro fundador que acogía y ayudaba en la atención a los apestados de su época, los Eudistas tenemos centros donde acogemos a las personas afectadas por enfermedades graves y mortales, como por ejemplo el VIH/Sida en la Fundación Eudes en

Los eudistas, en algunas partes del mundo, dirigimos guarderías, colegios y liceos, y una universidad, en donde se educan miles de niños y de jóvenes en valores cristianos, para el desarrollo integral. En otras partes del mundo, la CJM, ha organizado fondos económicos para prestar dinero a microempresarios y cooperativas, y para el financiamiento de estudios universitarios.

En ciertos contexto de pobreza, damos capacitación a los operarios de producción industrial y, en algunas provincias de

En América Latina y África, de manera particular, los Eudistas dedicamos también nuestros esfuerzos en la promoción de grupos étnicos, de agricultores y de campesinos para que puedan desarrollar sus habilidades y sus tierras como fuente de trabajo, desarrollo y progreso.

 En algunos partes del mundo, la CJM tiene institutos para el desarrollo comunitario, desde los cuales, varios sacerdotes eudistas, con apoyo de trabajadores sociales, psico-orientadores, psicólogos y sociólogos