Un Centro de Espiritualidad, orientado por nosotros, es un lugar donde las personas, tanto individual como comunitariamente, encuentran un espacio que favorece su desarrollo integral.

Actualmente, contamos con varios centros de este tipo en distintas partes del mundo, con los cuales hacemos presencia los Eudistas, ponemos al servicio nuestro carisma de formadores y evangelizadores, y contribuimos al fortalecimiento de la fe y la vida de las personas que viven esta experiencia, sean sacerdotes o laicos.

Nuestra labor está orientada a formar y fortalecer la vida cristiana en las distintas opciones de vida dentro de la Iglesia. Centramos nuestros esfuerzos en el acompañamiento de sacerdotes, padres de familia, maestros de escuelas y colegios, estudiantes, líderes comunitarios; lo mismo que de jóvenes y adultos que necesiten de un espacio para su renovación humana y espiritual.

En cuanto a los espacios físicos, cada centro de espiritualidad ofrece el ambiente que permite el encuentro consigo mismo, con los otros, con la naturaleza y con el Dios de la vida.